Estados de ánimo, ¿ha ido usted al psiquiatra?

682

“Pocas veces, nunca, no tengo necesidad” son posiblemente algunas respuestas, tal vez porque no existe la costumbre de visitar a estos especialistas o porque no hay un número suficiente para atender de manera oportuna las demandas de salud mental de la población.

Así como se cuida la salud oral o la cardiovascular, se debe invertir en atender la mente, en visitar al psiquiatra, ¿cuándo? cuando se presente una situación estresante por insomnio, cambio de ánimo, disminución en el rendimiento laboral, académico, por problemas de pareja, de socialización, por una enfermedad o simplemente por chequeo preventivo; sin embargo, es un estigma lo que impide asistir a una cita con el Psiquiatra. Y es que en la población hace falta educar preventivamente para promocionar hábitos de vida saludable y prevenir factores de riesgo que afecten la salud mental.

Según la Psiquiatra Mónica Suarez, en el país se ha incrementado el consumo de sustancias psicoactivas y alcohol; y lo más grave, a edades más tempranas, siendo esta una de las condiciones que predispone para la aparición de alteraciones mentales.

La depresión, por ejemplo, se describe como un estado de tristeza profunda, continua, que se sostiene en el tiempo y altera la función de la persona, “se pierde el sentido de vida y la motivación” dice la profesional. Es una enfermedad frecuente y calcula la Organización Mundial de la Salud que afecta a unos 350 millones de personas en el mundo.

En estos casos es importante diferenciarla de las variaciones del estado de ánimo en la vida cotidiana. Algunos pacientes presentan alteraciones del sueño y del apetito, sentimientos de culpa y baja autoestima, dificultades de concentración e incluso síntomas sin explicación médica; algunas dificultades para mantener las relaciones sociales y laborales también son frecuentes.

andre-3

El estrés postraumático, las fobias, la ansiedad generalizada y el trastorno de pánico, son el grupo de enfermedades mentales más frecuentes en Colombia. Cierto nivel de miedo y preocupación son necesarios para vivir, pero exagerado y sostenido es patológico; llega a bloquear el funcionamiento normal de la persona, afecta las relaciones sociales, de pareja, también se ha relacionado con enfermedades cardiovasculares y autoinmunes.

Los pacientes con estas patologías sufren ataques breves de intenso miedo y terror, acompañado de síntomas como temblores, agitación, confusión, mareos, desvanecimiento, náuseas y dificultad para respirar.

El alcoholismo y la farmacodependencia son la quinta causa de discapacidad y enfermedad en el mundo. Las adicciones más recientes son aquellas que están asociadas al abuso de la tecnología, y como las anteriores, provocan cambios en la conducta y el comportamiento. Este tipo de personas son más irritables, se concentran menos, pierden el apetito, hay cambios en los hábitos de alimentación, deterioro en relaciones interpersonales y familiares.

Así que si cree que no necesita visitar al Psiquiatra, revise su comportamiento diario y compárelo con los síntomas aquí citados; quizá requiera una terapia y aún no lo sepa.